El etiquetado de alérgenos

El etiquetado de alérgenos

Cuando eres alérgico mirar el etiquetado de los productos es el pan tuyo de cada día. Tu compra se alarga gracias a tu alergia, ya que mirar uno a uno los productos que vas a comprar es un tanto trabajoso, pero, qué debemos saber sobre el etiquetado de alérgenos. Hoy te lo contamos todo para que no tengas un accidente y te veas en urgencias por comer algo que no debías. En 2005 se aprobó el Real Decreto 2220/2004 en el que se obligaba a que en las etiquetas de alimentos se informase de la presencia (aunque fuese en cantidades ínfimas) de 12 alérgenos:

  • Cereales con gluten (harina de trigo, avena, centeno, etc).
  • Crustáceos y derivados (como el surimi).
  • Huevo (incluídos los productos que puedan contener tan solo trazas).
  • Cacahuetes (o sus trazas).
  • Soja (o su aceite).
  • Leche y derivados (mantequilla y queso).
  • Frutos de cáscara (nueces, avellanas, pistachos...).
  • Sésamo.
  • Sulfitos y dióxido de azufre.

En 2006 se añadieron 2 alérgenos más:

  • Altramuces y derivados (como su harina).
  • Moluscos y derivados (surimi).

Además, el actual reglamento europeo, en vigor desde el 13 de diciembre de 2014, obliga a que no solo los productos envasados informen de la presencia de alérgenos, sino también los distribuidos en bares, hospitales, restaurantes, colegios y los vendidos a granel y a distancia. También permite que los alérgicos puedan dejar la lupa en casa. Este reglamento obliga a que la información sobre alérgenos cumpla unos estándares de legibilidad para evitar así las visitas a urgencias por falta de información. Por tanto, hoy en día, puedes estar tranquilo, porque todos los productos pasados por sanidad tienen que tener la etiqueta de alérgenos bien definida.

Deja un comentario

Todos los campos son obligatorios

Nombre:
E-mail: (No publicado)
Comentario:
Tipo de código

Catalogo